Villa Educación

Martes 23 de julio de 2019

DAÑOS A LA SALUD Y AL MEDIO AMBIENTE PRODUCIDOS POR LA EXPOSICIÓN A GASOLINA

Ciudad de México, a 29 de enero de 2019

 

¿Qué es la gasolina?

La gasolina es una sustancia que se produce a partir del petróleo después de un proceso de refinación. Es un líquido de color pálido, con tintes rosados y con un olor muy penetrante. La gasolina contiene más de 150 compuestos químicos, entre los que se encuentran el benceno, tolueno, etilbenceno y xileno (compuestos BTEX, por sus iniciales). La gasolina es un producto muy nocivo para la salud y para el medio ambiente, además de que es ALTAMENTE flamable.

¿Cómo entra la gasolina en contacto con el medio ambiente?

Los derrames, fugas o el incorrecto manejo de los desechos pueden ocasionar que la gasolina entre en contacto con el medio ambiente, llegando al suelo, a los depósitos de agua subterránea, al agua superficial y al aire.

 

¿Cuáles son los efectos de las sustancias de la gasolina que entran en contacto con el ambiente?

Cuando ocurre un derrame de gasolina, parte de ella se evapora al aire. Las sustancias que se evaporen serán transformadas por la luz solar en otras sustancias no tóxicas en un proceso que puede tardar desde horas hasta semanas.

Parte de la gasolina será disuelta en el agua superficial o subterránea que se encuentre en las zonas circundantes al derrame. El agua contaminada se transporta a lo largo de grandes distancias. Las sustancias dañinas de la gasolina que se disuelven en el agua mantendrán su toxicidad por décadas o siglos. Un solo litro de gasolina puede contaminar y dejar inutilizables entre 2 y 10 millones de litros de agua.

Finalmente, otras sustancias de la gasolina pueden adherirse al suelo. Estas sustancias afectan la capacidad del suelo para retener agua y absorber nutrientes y matan a los microorganismos que viven en él. Si existe un cultivo en la zona afectada, el derrame evitará su crecimiento y los cultivos se echarán a perder. Los suelos pueden tardar 25 años en recuperarse de manera natural de la contaminación por gasolina.

 

¿Cómo puede una persona entrar en contacto con la gasolina?

Hay tres formas en las que el cuerpo puede entrar en contacto con las sustancias tóxicas de la gasolina. La primera es al respirar los vapores que se desprenden de ella. Esto puede pasar cuando se carga un tanque en la gasolinera, pero también cuando hay un derrame y se respiran los vapores tóxicos. La segunda forma es bebiendo agua contaminada con gasolina. Esto es posible que ocurra si tomamos agua no tratada o de pozos contaminados por algún derrame de gasolina. La última posibilidad es que la gasolina entre en contacto directo con nuestra piel, al cargar el tanque o al estar cerca de un lugar en donde ha habido un derrame.

 

¿Qué daños para la salud produce la gasolina?

Las sustancias BTEX mencionadas al inicio son muy tóxicas para el cuerpo. El nivel de daño que pueden ocasionar depende de la cantidad de sustancia a la está expuesto alguien y al tiempo que dura el contacto con dichas sustancias tóxicas.

Respirar pequeñas dosis de vapores de gasolina puede ocasionar irritación de nariz y garganta, dolor de cabeza, mareo, náusea, vómito, confusión y dificultad para respirar. Ingerir gasolina, ya sea a través de alimentos o bebidas, o directamente, puede ocasionar desde irritación de garganta y estómago, náusea, vómito, mareo y dolores de cabeza, hasta quemaduras en los tractos respiratorio y digestivo. Si la piel entra en contacto con gasolina, puede haber sarpullido, enrojecimiento e hinchazón. Si el contacto es prolongado, puede ocasionar quemaduras y pérdida de la piel en las zonas afectadas. Estar en contacto con grandes cantidades de gasolina puede ocasionar entrar en estado de coma o la muerte.

Los efectos del contacto prolongado del cuerpo con la gasolina no están bien estudiados. Hay indicios de que produce pérdida de memoria y debilitamiento de las funciones musculares. En altas concentraciones, sustancias como el benceno pueden ser causantes de cáncer.

Los vapores que desprende la gasolina son altamente flamables. Como son invisibles y pueden viajar largas distancias, una fuente de explosión puede estar localizada lejos de la gasolina líquida, situación que la hace una sustancia muy peligrosa. Los vapores se mezclan con el aire, y sólo es necesario tener una concentración de 1.4% de gasolina por volumen de aire para que pueda explotar. La fuente de combustión no necesariamente tiene que ser el fuego, también puede ser una superficie caliente o una chispa de estática, por ejemplo, la que se produce cuando algo da un toque.

En el marco del Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Estratégicas de Pemex, Conacyt hace un llamado a no acercarse a las tomas clandestinas de hidrocarburos, debido a los riesgos para la salud y la vida, y a denunciar el robo de combustible al teléfono 01 800 228 96 60.

Infografía

Referencias: Mazari, M. (2007). Impactos ambientales: acuíferos. Instituto Nacional de Ecología, Coyoacán, México D.F., México - http://www.ine.gob.mx/ueajei/publicaciones/libros/35/impactos.html - José Víctor R. Tamariz Flores, entrevista - Gasoline Facts Sheet, Illinois Department of Public Health.