Villa Educación

Jueves 13 de diciembre de 2018

.: Filtro de Proyectos :.



NUESTROS ALIMENTOS ULTRAPROCESADOS DE CADA DÍA

Guadalajara, Jalisco. 11 de diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Ante el ritmo acelerado de vida, el consumo de alimentos ultraprocesados —obtenidos mediante complejos procesos industrializados— se considera una opción práctica, aunque en opinión de especialistas en salud y nutrición, está muy lejos de resultar saludable.

Pero ¿quiénes son los consumidores de estos productos ultraprocesados y por qué los incorporan a su dieta?

El maestro Joaquín Alejandro Marrón Ponce, investigador del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), estudió las características sociodemográficas de los mexicanos para conocer el perfil de las personas que consumen alimentos ultraprocesados, usando como base la información de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (Ensanut).

El trabajo de Marrón Ponce se complementó con trabajos similares de países como Canadá, Ecuador, Chile o Estados Unidos.

 

“Nos enfocamos en observar cómo era el comportamiento social, no solo en países latinoamericanos sino también cómo este consumo ha progresado en países de altos ingresos, como Estados Unidos o Canadá”.

 

Este estudio contempló cinco variables sociodemográficas: sexo, grupo de edad, nivel socioeconómico, zona geográfica y nivel educativo. En cuanto al primer rubro, en México se observó que son las mujeres quienes consumen más estos productos, de donde adquieren aproximadamente 30.1 por ciento de las calorías diarias, mientras que los hombres obtienen 29.5 por ciento de su consumo total de calorías de los ultraprocesados.

Los alimentos ultraprocesados se caracterizan por ser aquellos que atraviesan procesos industrializados y están hechos de varios ingredientes, algunos de ellos obtenidos de manera sintética; estos productos suelen estar listos para comer, por lo que su presentación puede ser en envases listos para calentar o en envolturas, como las frituras.

 

“Son aquellos productos que están listos para ser consumidos de forma inmediata. Una particularidad que tienen estos productos es que están hechos de muchos ingredientes, como mínimo incluyen seis ingredientes, entre ellos sustancias que normalmente no se utilizan en la cocina tradicional”, señala el investigador.

 

Dime lo que comes y te diré quién eres

En la variable de grupo de edad, se evaluaron cinco periodos: 2-9 años, 10-19 años, 20-39 años, 40-59 años y más de 60 años. En el caso de México, el primer grupo (2-9 años) fue aquel en el que se detectó que consumen más alimentos ultraprocesados, con un promedio de 38.6 por ciento del total de calorías obtenidas de estas fuentes de comida.

Aunque esa ingesta no es saludable, contrasta con el consumo de otros países como Estados Unidos, donde ese grupo de edad consume más de 65 por ciento de sus calorías de alimentos ultraprocesados, o con Ecuador, donde se reportó un consumo de aproximadamente 16 por ciento en las personas de menor edad.

De los tres niveles socioeconómicos evaluados, bajo, medio y alto, se observó que el primero de ellos es el que menor consumo de ultraprocesados reporta, con un promedio de 23.5 por ciento de las calorías de su dieta, mientras que los otros apartados se encontraban en 31.3 por ciento y 33.6 por ciento, respectivamente.

En la variable de la zona geográfica, se reportó que los ciudadanos de áreas urbanas son mayores consumidores (32.4 por ciento) ante los de zonas rurales (22.9 por ciento); esa tendencia de más consumo en ciudades que en áreas rurales se observa en casi todos los países evaluados, con excepción de Canadá y Australia.

En cuanto al nivel educativo, se consideró a ciudadanos de más de 20 años en tres grupos: alto, medio y bajo. En México, se registró que aquellos con nivel educativo alto eran quienes consumían más ultraprocesados (37 por ciento), seguidos de los que tienen un grado medio (29 por ciento) y los de rango bajo (21 por ciento).

Sin embargo, el maestro Marrón Ponce señala que aún hace falta esclarecer este último rubro, pues es necesario no solo evaluar el nivel educativo —que podría atribuirse a una relación laboral estable— sino también los conocimientos alimenticios que tengan los ciudadanos, para así poder conocer si existe una educación alimenticia ideal.

 

Un estudio internacional

Marrón Ponce menciona que el consumo en exceso de estos productos puede generar enfermedades crónico degenerativas, como diabetes, sobrepeso u obesidad, lo que convierte el consumo indiscriminado de estos alimentos en un riesgo para la salud mundial.

Tratamos de detectar los segmentos sociodemográficos de la población que tienen mayor riesgo al consumir esos productos”, explica Marrón Ponce. Los resultados de este perfil de consumidor mexicano se elaboraron junto a otros especialistas, que indagaron la información de otros países como Canadá, Ecuador, Chile, Estados Unidos, Australia, Brasil, entre otros.

El trabajo del maestro Marrón Ponce se complementa con los indicadores de otros ocho países; al igual que el investigador, otros profesionales de la nutrición participaron en este proyecto internacional: Larissa Baraldi (Brasil y Estados Unidos), Fernanda Rauber (Reino Unido), Milena Nardocci (Canadá), Priscila Machado (Australia), Gustavo Cediel (Chile), Neha Khandpur (Colombia) y Philippe Belmont Guerrón (Ecuador).

El investigador nutricional menciona que este estudio internacional señala algunas diferencias de consumo entre los países considerados en transición alimentaria y aquellos que ya se consolidaron como potencias, por lo que podría ser un trabajo para acercarse a las políticas públicas implementadas en aquellos estados con mínimo consumo de ultraprocesados y así frenar el uso de este tipo de productos en las naciones emergentes.




UNA MIRADA AL RAP DESDE LA ACADEMIA

Morelia, Michoacán. 15 de diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). Nace en el Bronx y evoluciona como una compleja estructura que devela los más profundos secretos de la calle. El rap se estudia desde hace unos años en la academia como una forma de abordar las culturas populares urbanas y ganar un mejor entendimiento de las dinámicas sociales que se materializan en las expresiones artísticas.

El Laboratorio Nacional de Materiales Orales (Lanmo) de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES), unidad Morelia, hace un trabajo interinstitucional para el estudio multidisciplinario de los discursos orales, así como las manifestaciones derivadas de ellos como son los gestos, la sonoridad, la memoria, corporalidad, ritualidad, expresiones musicales, entre otras.

Esa es la base que les permite estudiar las dinámicas sociales, formas de comunicación, estructuras de pensamiento, congregar los saberes locales, profundizar las prácticas tradicionales y las manifestaciones artísticas.

 

"Hace 10 años aproximadamente se comenzó a estudiar desde la etnomusicología los temas de contracultura y escenas musicales subalternas, debido a su contenido social y musical", señala el doctor en etnomusicología y técnico del Lanmo, Roberto Campos Velázquez.

 

A pesar de que su estudio es reciente, este fenómeno tiene una historia que comienza desde los años 60 a inicios de los 70 en el Bronx. Una cultura donde se familiarizaron algunos sectores marginados de la población, como grupos de migrantes provenientes sobre todo de Jamaica, menciona el estudiante de literatura intercultural Juan Juárez Martínez, que actualmente realiza su proyecto de tesis en el Lanmo sobre el rap, asesorado por el doctor en literatura comparada Santiago Cortés Hernández.

El Laboratorio Nacional de Materiales Orales (Lanmo) fue el primero aprobado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en el área de humanidades. Actualmente desarrolla diferentes proyectos de investigación que se enfocan en la construcción del discurso oral para documentar, procesar y analizar esa información.

También alberga otros proyectos, proporciona herramientas técnicas para poder desarrollarlos y producir materiales que sirvan como referencia para investigadores. Se generan estudios básicos sobre los materiales orales, que puedan ser utilizados como punto de partida para estudiarse con mayor profundidad. 

Para Roberto Campos Velázquez, miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), el rap "se estudia porque con el tiempo se ha convertido en una de las más importantes expresiones de arte urbano, por el foco internacional que ha ganado con los años".

Ese foco no solo se debe a la musicalidad tan característica del rap, sino también a que a través de él se ha expresado la crítica a la colonización, racismo, explotación, etcétera. Juan Juárez explica que el hip hop se puede abordar en sus diferentes elementos.

 

"En la época dorada del rap, los años 90, se abordó el gangsta rap con su discurso de violencia, pero también se generó un discurso social con crítica al racismo, sobre todo. Así se dio voz a los que habían sido históricamente silenciados. Cuando se internacionalizó llegó a otros espacios donde también había algo que decir, por lo que se fueron incorporando nuevas realidades y generando una escena más consciente en el rap", explica Juárez Martínez.

 

Pero se mantuvieron los pilares sobre los que se construyó el rap: el rol del DJ, rap, break dance y grafiti.

Cortés Hernández menciona que hay raperos que son también académicos, en esa búsqueda de crear y pensar su actividad. Ejemplos de ellos son Menuda Coincidencia, Franchini, Olmeca, Feli Dávalos, entre otros.

El estudio del discurso y de las expresiones urbanas no se limita solamente al rap, Cortés Hernández dio el ejemplo de los albures, este juego de palabras con doble sentido que conforma la identidad mexicana.

 

"Aunque no se aborde de forma específica, ya ha sido retomado por académicas como Helena Beristáin. Lo que los unifica es la intención de estudiar las culturas populares urbanas. El caso del rap es privilegiado porque ha obtenido un foco internacional y, por su contexto, permite que se estudie desde diferentes disciplinas como la etnografía, musicología, antropología, literatura".

 

Un evento en la Facultad de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo convocó a los raperos de la ciudad para dialogar sobre si en el rap se habla de las drogas como una apología o haciendo una crítica.

Fue organizado por el doctor en ciencias de la educación, Víctor Hugo Valdés Peña, catedrático de la facultad, junto con los estudiantes José Alberto Piña y Víctor Manuel Zamudio, para exponer la lejanía que tienen las instituciones educativas y gubernamentales con el rap y expresiones alternativas.

El rapero moreliano RITEK mencionó que el rap ha sido una forma de resistencia, pero en esa finalidad hay también una responsabilidad.

 

"El rap mueve a las juventudes. El ritmo nos educa, por más rebeldes que nos creamos tenemos que educarnos. Yo he estado en lo más 'culero' de la calle, pero salí para poder estudiar. El rap tiene que pasar por eso también, de la calle a la universidad porque somos comunicadores".

 

Y aunque como una expresión artística exista un debate sobre si tiene o no una responsabilidad o deber ser, los doctores del Lanmo señalan que es innegable su relación con la academia.

 

Primera Cumbre Latinoamericana de Rap: Voces del Hip Hop

Las actividades del Laboratorio Nacional de Materiales Orales consisten en la construcción del repositorio, documentación en campo, documentación en archivo, actividades con comunidades, procesamiento y edición de materiales orales, desarrollo de instrumentos electrónicos, experimentación sonora, grabaciones de estudio y realización de actividades académicas.

Dentro de las últimas se hace un evento magno cada año. El año pasado se realizó el Congreso Internacional de Poéticas de la Oralidad: Homenaje a Margit Frenk.

 

"Este año nuestro evento magno fue la Primera Cumbre latinoamericana de Rap: Voces del Hip Hop, que fue en septiembre, donde participaron más de 25 raperos del mundo: España, Colombia, Chile, Cuba, Argentina, Costa Rica, Guatemala y México", menciona Juan Juárez Martínez, coordinador principal del proyecto.

 

No se trató de un evento académico donde se estudió el hip hop, sino un evento académico construido desde los raperos, explicaron los organizadores. En el encuentro, se presentaron siete mesas temáticas en donde se abordaron temas como Rap y Sociedad I y II.

Roberto Campos Velázquez menciona que "debido a la internacionalización del rap se incorporaron nuevas voces y elementos. Los pilares del rap en Latinoamérica son consistentes con el rap originario; sin embargo, no se ha llegado a un acuerdo de cómo manejar el contexto latinoamericano. Con esta cumbre pretendemos que además de que se estudie el rap, se genere una congregación sobre el quehacer de este, así como las líneas de pensamiento".

Otro tema en la cumbre, que tuvo como sede el auditorio de la CSAM de la UNAM, campus Morelia, fue el Hip Hop y las lenguas originarias, con el fin de visibilizar el fenómeno de asunción del rap por culturas originarias, haciendo un espacio para analizar la mexicanidad en el género.

 

"Las lenguas operan en diferentes esquemas de pensamiento. La semántica musical cambia según el idioma. Es un tema que se tiene que poner sobre la mesa porque los jóvenes, sin importar su contexto, están acudiendo al rap para expresarse, ¿por qué están eligiendo este vehículo y no otros? Eso es lo interesante".




LITERATURAS DEL NORTE DE MÉXICO, RETRATOS DE OTRO MUNDO

San Luis Potosí, San Luis Potosí. 3 de diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- “La categoría de literatura del norte es una de las categorías críticas más productivas, exitosas e interesantes de la literatura mexicana en las últimas décadas. En ese sentido, hay una enorme polémica en torno a la cuestión de qué debemos entender por norte o literatura del norte, y toda una serie de elementos que se adhieren a estas etiquetas. Como la idea de literatura del desierto que se manejó mucho en la década de 1980, y también la idea de una literatura fronteriza, etcétera. Todos estos elementos abren una serie de imaginarios en torno a los cuales se generan manifestaciones literarias que van más allá de lo que tradicionalmente se postula: que es una literatura del crimen organizado, por ejemplo”, afirma el doctor Daniel Zavala Medina.

Para el doctor en literatura hispánica por El Colegio de México y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la exploración de las distintas vertientes que surgen en los estados del norte de México muestran la necesidad de cuestionar los prejuicios y las categorías para plantear si de verdad existe una literatura norteña aparte de la literatura mexicana en general.

 

“Mi convicción es que no hay una literatura del norte sino una serie de literaturas. Ahora bien, establecer una serie de características en torno a esas literaturas y establecer un corte de estas con las literaturas del centro o del sur, sería muy arriesgado. Pienso que lo que nos corresponde como labor crítica de los estudiosos de la literatura, es ver qué elementos están constituyendo estos fenómenos literarios en sus distintas manifestaciones. Una de las cuestiones que se postulan es que en las literaturas del norte hay una esencia enlazada con el asunto de un paisaje que normalmente es el desierto, además de la especificidad del lenguaje, y de un grupo poblacional con características muy propias”.

 

Sin embargo, esa visión es una perspectiva heredada del siglo XIX, y que el también profesor investigador de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (FCSyH UASLP) reconoce como útil para reflexionar que no se debe de pensar en las literaturas del norte como fenómenos aislados de otras manifestaciones culturales en México. Porque de lo contrario, esa perspectiva supondría la generación de especificidades culturales a partir de un paisaje, algo que en su momento entonaba con la estructura de las visiones nacionalistas de aquel siglo.

 

“Es un fenómeno complicado. Por ejemplo, estamos viviendo un periodo de crimen organizado en que el narcotráfico es muy visible, pero me parece que no podemos decir que la literatura del norte es fundamentalmente narcoliteratura. Creo que la visibilidad de esta literatura tiene que ver también con la visibilidad en los medios del fenómeno del narco, que podemos observar también en las llamadas narcoseries, que gozan de una gran popularidad, y que  son espejo de un fenómeno que ocurre y que se consume. Entonces resulta que algunas editoriales están promoviendo este tipo de literatura, pero también es un fenómeno que se genera como una especie de exotismo”.

 

Y eso es interesante porque el caso de la narcoliteratura pareciera a simple vista el producto de una realidad que solo se vive en ese norte mexicano, esa otra región cultural que separamos del centro y del sur del país. Cuando en realidad la violencia se encuentra en todos lados. Hecho que en el norte se nutre del contexto sociopolítico y económico que surge de nuestra vecindad con los Estados Unidos, y sus obsesivas exigencias para controlar la violencia y el crimen organizado dándole mayor visibilidad.

 

“Me parece que tenemos una buena cantidad de autores que sí nacieron en el norte mismo. En primer lugar, daría el nombre de Martín Luis Guzmán, quien nació en Chihuahua en 1887 y que nos dejó un par de obras fundamentales de la literatura mexicana como son La sombra del caudillo y El águila y la serpiente. En cuanto a literatura del norte más reciente, tenemos autores muy interesantes como Carlos Velázquez (El karma de vivir en el norte) o Julián Herbert (Canción de tumba), que aunque este último no nació allá, es una de las figuras más visibles del fenómeno. Me gusta mucho la obra de Daniel Sada (Casi nunca), David Toscana (El ejército iluminado), Luis Humberto Crosthwaite (Instrucciones para cruzar la frontera), es decir, tenemos un abanico de posibilidades muy, muy interesante”.

 

La visión femenina del norte: una literatura de violencia y resistencia

“Pienso que la literatura del norte se da en una región que tiene muchas leyendas tanto de México como de los Estados Unidos, y que ha sido romantizada o demonizada como tierra de violencia, matanzas y feminicidios. Y pienso que ahí hay algo que no se lee mucho ni en México ni en los Estados Unidos, pero que es algo que representa la cultura en esta región, donde hay mucho más que las leyendas tanto buenas como malas”, afirma la investigadora Madison Felman-Panagotacos, maestra en literatura y lenguas hispánicas por la Universidad de California Los Ángeles (UCLA).

La investigadora tiene un particular interés en el uso de la ficción como un medio de disidencia política en Argentina y México, lo que le ha llevado a indagar cómo es que los contextos socioculturales latinoamericanos condicionan de manera profunda, tanto en cine como en literatura (por ejemplo, ha trabajado sobre la representación del trauma infantil en la filmografía de Lucrecia Martel), las producciones específicas de ambas geografías. Así, se crean mundos pero también las fronteras de pensamiento, e incluso políticas se derrumban ante la literatura.

 

“La gente al leer, aprende. Y al aprender de una cultura nueva, es como si se expandiera su conocimiento y sabiduría, como sucedería por ejemplo si una persona que no vive en la frontera comienza a leer literatura sobre la vida cotidiana en la frontera. Pienso que esto puede permitir construir desde la literatura mejores relaciones entre los Estados Unidos y México, e incluso entre regiones dentro de ambos países”.

 




HISTORIA Y CIENCIA CON SABOR A CHOCOLATE

Guadalajara, Jalisco. 2 de diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). De cáscara dura, pulpa dulce y semillas amargas, el cacao es un fruto que puede protagonizar varias historias, ya sea con su pasado en Mesoamérica, como un tesoro robado y enviado a Europa, como un producto que endulza los paladares o siendo el manjar favorito de los dioses de las antiguas civilizaciones del continente.

Para comprender y debatir sobre este fruto, a veces amargo o dulce, distintos expertos y conocedores del cacao se reunieron en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) para brindar la charla “muy sabrosa” Chocolate: ciencia e historia del manjar de los dioses, donde además se platicó sobre la historia de este producto en nuestro país.

La maestra María Emilia Beyer Ruiz, académica de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y conocedora de la ciencia y biología de este fruto, manifestó que desde su experiencia le tocó convivir con niños que no conocían el origen del chocolate, por lo que consideró importante destacar el papel del cacao en la historia.

Explicó que el nombre científico del árbol de cacao (Theobroma cacao) le fue atribuido por el sueco Carlos Linneo?, considerado padre de la taxonomía. Además, Beyer Ruiz señaló que este nombramiento junta significados como dios (Teo) y alimento (broma), lo que podría traducirse como un alimento o manjar de los dioses.

 

“El cacao pertenece a nuestra cultura, a nuestra historia y a nuestro modo de hacer las cosas, a nuestra propia identidad, y para el resto del mundo es un producto que gusta mucho, se vende bien y a todos nos gusta”.

 

El fruto del cacao tiene forma similar a un melón alargado, agregó Beyer Ruiz. Este cuenta con una cáscara dura que puede ser devorada por aves o primates, quienes se alimentan de la pulpa azucarada del fruto, abandonando las amargas semillas del interior, las cuales son dispersadas por los mismos animales cuando acaban de comer.

Además, la divulgadora científica enfatizó que es necesario conocer el origen y punto de domesticación del cacao. El fruto, ahondó, tiene sus orígenes en la selva mesoamericana, donde las antiguas civilizaciones empezaron a cultivarlo y aprovecharlo para consumir como bebida.

El chocolate contiene vitaminas B1, B2 y antioxidantes, recordó Beyer Ruiz; sin embargo, también es fuente de cafeína y teobromina, que ayudan a mantener al consumidor alerta: “Es un alimento que nos beneficia, es en realidad muy sabroso”.

 

Delicias desde el pasado

Por su parte, el historiador gastronómico Edmundo Escamilla, relató que, según códices de las antiguas civilizaciones, el cacao ya era consumido hace tres mil 500 años, y se ha encontrado evidencia de que culturas como la maya o la olmeca ya se alimentaban de este fruto, de acuerdo con análisis a los residuos de recipientes de esa época que han sido encontrados.

“Nosotros consumimos cacao desde hace tres mil 500 años, se lo llevaron a Europa donde tienen aproximadamente 400 años de estar consumiéndolo”. Escamilla mencionó que anteriormente el cacao se utilizaba como unidad de cambio entre antiguas civilizaciones, y consideró que durante la época de la conquista la verdadera pérdida no fue el oro, sino el tesoro que representaban los granos de cacao.

Escamilla también señaló que anteriormente el cacao se consumía únicamente con agua, y fueron otras culturas, como la europea, quienes le agregaron otros ingredientes como azúcar y leche para modificar su característico sabor amargo, para ser del agrado de los paladares del antiguo continente.

La maestra Beyer Ruiz detalló que Costa de Marfil es el país con mayor índice de producción de cacao, situación que no se replica en México, donde hay cultivos de este fruto en estados del sur y sureste. Para mejorar la producción en el país, la divulgadora mencionó que debe haber más investigación científica en el campo y así conocer las condiciones óptimas para explotar este “manjar de dioses”.

Beyer también participó en otras conferencias sobre ciencia durante la FIL.




¡CUIDADO CON LAS TORMENTAS SOLARES!

Ciudad de México. 27 de noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- El Laboratorio Nacional de Clima Espacial (Lance) monitorea y estudia la actividad del sol y del entorno espacial, con el fin de realizar pronósticos sobre el clima espacial en el territorio mexicano y alertar sobre las posibles afectaciones que este podría tener en la Tierra.

Fotografía cortesía de Facebook: Sciesmex LANCE.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Juan Américo González Esparza, responsable del Lance, dijo que el Servicio de Clima Espacial México (Sciesmex) responde a la necesidad del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) de contar con acciones de política pública para la prevención de eventos de clima espacial.

 

“Con el sistema de aviso temprano del Sciesmex reportamos eventos en tiempo real en colaboración con agencias internacionales, en este caso con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) y otros servicios de clima espacial, cuando hay actividad solar o magnética que pueda tener afectaciones a los sistemas tecnológicos críticos para México”.

 

Por su parte, el doctor Víctor de la Luz Rodríguez, investigador del Lance, dijo que no fue sino hasta 2003 cuando el clima espacial cobró una importante relevancia para la física espacial, ya que en ese año ocurrieron las fulguraciones solares más intensas registradas en los últimos años y cuyos efectos incluyeron interrupciones en los sistemas de telecomunicaciones, apagones en Suecia y la aparición de auroras boreales más allá de los polos norte y sur.

El grupo interdisciplinario dedicado al estudio del clima espacial del Lance está integrado por investigadores del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Morelia, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y además cuenta con investigadores del programa Cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

La información para el monitoreo de la actividad solar es obtenida a través de la cooperación con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), la NOAA, que cuentan con satélites apuntando directamente al sol. El Lance recibe datos en tiempo real en los que se observa la superficie del Sol y cifras sobre la radiación proveniente de él.

El laboratorio cuenta con el radiotelescopio de centelleo interplanetario (CIP) localizado en el municipio de Coeneo, en Michoacán, el radioespectrógrafo Callisto y una cámara de burbujas ionosféricas, que forman parte de su instrumentación, y adicionalmente se obtienen datos de observatorios y redes asociadas.

 

¿Qué es el clima espacial?

El clima espacial, también conocido como meteorología del espacio, mide y analiza las propiedades físicas del sol, el entorno espacial, la magnetósfera, la atmósfera y la superficie de la Tierra que es afectada de manera directa e indirecta por la actividad de nuestra estrella.

Fotografía cortesía de Museum of Hiram.

“El sol, como todas las estrellas, es una gigantesca esfera de gas caliente, donde en su interior están ocurriendo reacciones nucleares y se está liberando una enorme cantidad de energía. Esta energía emerge a la superficie y sale en forma de luz; sin embargo, la superficie del sol también es muy activa y dinámica, tiene campos magnéticos y gigantescas burbujas de gas que se están moviendo”, explicó el físico espacial.

 

La combinación del movimiento de gases y el campo magnético producen en el Sol regiones conocidas como manchas solares, en las cuales el campo magnético es muy intenso y se producen explosiones. Estas explosiones también son denominadas tormentas solares y expulsan al espacio grandes cantidades de energía en forma de luz, radiación, partículas energéticas o en forma de nubes de plasma que además están cargadas con un campo magnético.

A pesar de que la Tierra cuenta con un campo magnético que actúa como escudo contra las tormentas solares, estas llegan a alcanzar una gran intensidad, lo que puede provocar afectaciones en los sistemas tecnológicos y a las personas, pues prácticamente todas las operaciones de la sociedad moderna dependen de ellos.

 

“Sabemos que cada vez que hay una tormenta solar hay afectaciones en estos sistemas y producen daños económicos, daños en sistemas, y en el caso extremo de eventos muy intensos, estas tormentas solares pueden producir afectaciones en los sistemas de generación y distribución de energía eléctrica y provocar apagones”, dijo González Esparza.

 

Asimismo, explicó que las tormentas solares son eventos recurrentes que se presentan en un ciclo de aproximadamente 11 años, al que los científicos llaman ciclo de actividad solar. Actualmente el sol presenta baja actividad y se espera que esta eleve dentro de aproximadamente cuatro años.

De la Luz Rodríguez indicó que en la medición del clima espacial se utilizan escalas establecidas por la NOAA, en las cuales se miden las tormentas geomagnéticas que alteran el campo magnético de la Tierra; las tormentas de radiación solar, caracterizadas por altos niveles de radiación cargada de iones de alta energía; y de suspensión de radio, es decir, alteraciones a la ionósfera terrestre a causa de emisiones anormales de rayos X y ultravioleta.

 

 “Cada una de estas clasificaciones está relacionada con una afectación en la superficie de Tierra o en la atmósfera terrestre. Las afectaciones impactan en nuestra tecnología, por ejemplo, una lluvia de partículas puede afectar los satélites o los aviones; la radiointerferencia, a los sistemas GPS o radares; y las tormentas geomagnéticas, a las redes eléctricas”.

 

Agregó que el Sciesmex es una interfaz entre los diferentes tipos de índices internacionales y la red de instrumentación del Lance e instituciones asociadas que trabaja para producir índices nacionales, de modo que se contextualiza la información y se define cómo el clima espacial afecta el territorio mexicano.

 

El sistema de alerta temprana en acción

Cuando el Sol emite una fulguración, la radiación que expulsa tarda aproximadamente ocho minutos en llegar a la Tierra. Los satélites de la NOAA registran esa radiación y envían los datos a la NASA, en donde se clasifica de acuerdo a su medición y si supera cierto límite, se emite una alerta internacional por el Centro de Predicción de Clima Espacial (SWPC, por sus siglas en inglés).

Una vez que la alerta internacional es emitida, esta tarda apenas cinco minutos en llegar al Lance, quienes se encargan de publicar la información a través de la página web del Sciesmex, correo electrónico y por medio de las cuentas de Facebook y Twitter.

El investigador refirió que a diferencia de un terremoto o de un huracán, donde sus efectos solo se presentan en una región, las tormentas solares afectan prácticamente todo el planeta, haciendo que la creación de protocolos de respuesta sea un reto internacional.

 

“Actualmente estamos diseñando los protocolos y coordinándonos a nivel internacional. El sol está tranquilo y se espera que los próximos cuatro años tenga una actividad mínima, lo que nos da unos años desarrollar estrategias y establecer colaboraciones internacionales para prevenir los efectos de un evento solar muy intenso”.

 

El Lance trabaja en colaboración con operadores de sistemas tecnológicos responsables de los sistemas de telecomunicaciones, satélites, sistemas de generación y distribución de energía eléctrica para desarrollar protocolos de prevención y convertir a México en un país resiliente ante estos fenómenos naturales.

En la página web del Sciesmex se reportan datos en tiempo real provenientes de la red de instrumentos del Lance. Igualmente las redes sociales son utilizadas para la difusión de datos sobre el clima espacial de México y transmiten seminarios y actividades de divulgación en video.




FIL 2018: UNA FIESTA DE LETRAS, CIENCIA Y CULTURA

Por Pablo Miranda Ramírez

Guadalajara, Jalisco. 24 de noviembre de 2018. Con más de mil 800 actividades, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) abrió sus puertas. Serán nueve días de un festival cargado de literatura, cultura, arte y también ciencia; este último tema tendrá una participación especial durante la feria, porque la FIL también es ciencia.

Como parte de este festival, que se realiza desde el 24 de noviembre hasta el 2 de diciembre en Expo Guadalajara, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tiene alistadas una serie de actividades, que van desde presentaciones de libros hasta foros de debate sobre investigaciones de los Centros de Investigación Conacyt de todo México.

Durante la inauguración de la XXXII edición de la feria, Raúl Padilla López, presidente de la FIL, destacó la participación de Portugal como país invitado. También enfatizó que dentro de este festival se contempla la presencia de más de dos mil editoriales de 47 países distintos, que ofertarán más de 400 mil títulos de distintos temas.

Foros-y-presentaciones-de-libros-estara?n-disponibles-en-el-stand-de-Conacyt-

Este festival también contará con la presencia de más de 800 escritores, aproximadamente 450 intelectuales y académicos, así como más de 60 científicos y divulgadores de ciencia, que participarán en los distintos foros literarios, académicos y científicos que prepara la feria del libro más grande de habla hispana.

 

“La quinta edición de ‘La FIL es ciencia’, en colaboración con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, explorará la relación entre la gastronomía y la ciencia, con la participación de más de 60 reconocidos autores y divulgadores de ciencia, entre los que destaca el Premio Nobel de Física George Smoot, y Mario Molina, Premio Nobel de Química”.

 

En esta edición de la feria, Conacyt participará a través de su estand, donde habrá presentaciones de libros, conferencias y dinámicas para regalar libros. Además, el director general de esta institución, el doctor Enrique Cabrero Mendoza, tendrá una participación para debatir las coincidencias y diferencias entre la gastronomía y la ciencia, pero también se presentarán resultados exitosos de los Programas de Estímulos a la Innovación (PEI).

Por otra parte, también se prevé el Coloquio Internacional de Astronomía, que organizan instituciones como la Universidad de Guadalajara, y actividades del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) y del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), sede Occidente.

Otras actividades a destacar, según el presidente de la FIL, son los foros académicos, que abordarán distintas problemáticas, como cambio climático, acoso, migración, o paneles enfocados en temas electorales y jurídicos.

 

Una aurora del pasado

En esta nueva edición de la FIL el país invitado será Portugal, que organizará varias actividades culturales dentro y fuera del recinto que aborda esta fiesta de libros. Bajo el lema “El futuro es una aurora del pasado”, la nación lusa prevé homenajes a autores portugueses, como el Premio Nobel de Literatura José Saramago.

“La FIL abre sus brazos a la República Portuguesa, una nación hermana que representa en el mundo ese afán de apertura, curiosidad inagotable”, señaló. “Portugal y México tienen mucho en común; con una rica herencia literaria y una cultura que suma lo tradicional y lo contemporáneo, la República Portuguesa ha regalado al mundo muchas de sus señas de identidad”.

 

El presidente de la FIL mencionó que durante esta edición se otorgó el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2018 a la poeta uruguaya Ida Vitale, por la contribución que ha realizado a la literatura, y en especial a la poesía, a lo largo de su trayectoria.

Esta distinción, uno de los galardones más representativos de la feria, también ha sido entregado a otros autores como Juan José Arreola, Augusto Monterroso, Margo Glantz, Eliseo Diego, Carlos Monsiváis, Juan Gelman, Olga Orozco, y el recién fallecido Fernando del Paso, entre otros escritores.

Padilla López también resaltó la presencia de la Secretaría de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, quien acudió en representación del presidente de la república, agradeció el apoyo que esta institución ha brindado a la Feria Internacional del Libro durante su gestión.

A la presentación de la FIL 2018 también acudió el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz; la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; Miguel Ángel Navarro Navarro, rector de la Universidad de Guadalajara, así como Marisol Schulz Manaut, directora de la FIL.

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara, organizada desde hace más de 30 años, es considerada como uno de los foros más importantes de literatura en habla hispana, pero también es un espacio internacional donde convergen los libros y los amantes de ellos bajo el lema “Somos lectores”.

 

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Del 24 de noviembre al 2 de diciembre en Expo Guadalajara

Avenida Mariano Otero 1499, Colonia Verde Valle, Guadalajara, Jalisco

Horarios para el público en general:

24, 25 y 29 de noviembre, 1 y 2 de diciembre, de 09:00 a 21:00 horas

26, 27 y 28 de noviembre, de 17:00 a 21:00 horas

30 de noviembre, de 09:00 a 23:00 horas




MEJORA LA COMPRENSIÓN LECTORA A TRAVÉS DE LAS ARTES

Juan Manuel Beltrán López

La relación entre las artes y el desarrollo cognitivo ha sido objeto de estudio y ha cobrado fuerza en los últimos años por sus valiosos beneficios tales como: el desarrollo de la imaginación, la creatividad, motivación por aprender y el incremento de las habilidades sociales.

Atraer la atención de los alumnos hacia la lectura es una tarea difícil para la labor docente. En muchas ocasiones el problema ha sido la falta de variedad en la gama de opciones ofrecida a los alumnos, en otras ocasiones es la falta de apropiación de la historia y sin duda el poco hábito hacia la lectura también afecta. Si a esto le agregamos tener que leer en un idioma diferente al nativo, por ejemplo en inglés, puede significar una barrera que impida el proceso de mejora de la comprensión lectora, lo cual tiene implicaciones en la escritura y el vocabulario.

Para abordar esta problemática se desarrolló un proyecto orientado hacia los alumnos de preparatoria que busca integrar la lectura con la expresión artística, para que los alumnos puedan expresar el mensaje de la lectura a través del arte, con el fin de que se apropien de la historia, se motiven a continuar leyendo y al mismo tiempo mejoren estas habilidades.

El proyecto se realiza semestralmente en la materia de Inglés nivel 6. Durante este periodo los alumnos leen diferentes historias literarias cortas que tocan una variedad de temas, además de realizar ejercicios de comprensión. Al acercarse el último periodo de evaluación, tienen la encomienda de elegir una de las historias, en particular una escena, para plasmarla en una obra de arte, pintura o dibujo. La academia ha trabajado modificando el tipo de lecturas disponibles para los alumnos y la dinámica misma del proyecto. Leen de cuatro a seis historias cortas y utilizan la técnica de dibujo con pasteles.

 

"Integrar la lectura con la expresión artística ayuda a los alumnos a apropiarse de la historia, motivarse a continuar ella y al mismo tiempo mejoran su comprensión lectora."

 

Para corroborar la eficacia del proyecto, se realizó una pequeña investigación donde se aplicó una encuesta que midió las actitudes de los alumnos en términos de su motivación y la percepción del desarrollo de la comprensión lectora. Los alumnos respondieron favorablemente afirmando que el proyecto los motivaba a continuar con la lectura y a tener una mejor comprensión de lo que habían leído. Se observó que los alumnos que obtuvieron mejores calificaciones fueron quienes ponían un esfuerzo mayor en su obra de arte a pesar de no ser la obra visualmente más atractiva. Al respecto, se recomienda  que se utilice otro enfoque en el cual se analice no sólo la percepción del alumno, sino también el desempeño académico, utilizando un grupo experimental y otro de control para comparar los resultados.

La relación entre las artes y el desarrollo cognitivo ha sido objeto de estudio que ha cobrado fuerza en los últimos años por sus valiosos beneficios. Melnick, Witmer y Strickland (2008) advierten que la ciencia cognitiva y la neurociencia ayudan en la comprensión de las artes como una poderosa herramienta que mejora la enseñanza y el aprendizaje. Diversos estudios, como el de Smithrim y Upitis (2005), indican que estudiantes que participan en las artes exhiben mayores logros académicos que sus pares que no están involucrados en las artes, además de obtener beneficios tales como el desarrollo de la imaginación, una gran motivación para aprender, creatividad, índices menores de deserción e incremento de las habilidades sociales.

 

"Observamos que los alumnos que obtuvieron un mejor rendimiento escolar fueron quienes pusieron mayor esfuerzo en su obra de arte, a pesar de no ser la obra visualmente más atractiva."

 

También se han realizado análisis más específicos de la influencia de las artes en el desarrollo cognitivo, por ejemplo, Wandell, Dougherty, Ben-Shachar y Deutsch (2008) llevaron a cabo una serie de estudios para investigar cómo la educación artística se correlaciona con la mejora de las habilidades de lectura. Ellos trabajaron incluso con herramientas de imágenes de resonancia magnética que les permitían observar partes del cerebro relacionadas con el desarrollo de habilidades para la lectura. Al finalizar el estudio, se pudo concluir que la música en especial tenía un impacto importante en el desarrollo de la fluidez para leer.

Sería de gran utilidad poder compartir casos de éxito que nos ayuden a mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje y la estructuración de los recursos en el aula para que los alumnos no vean la lectura como una actividad aburrida. Están invitados a experimentar con el arte todos los profesores interesados en la enseñanza de lenguas y sobre todo en desarrollar habilidades de lectura en los alumnos.

 

Acerca del autor

Juan Manuel Beltrán López es profesor de planta del departamento de idiomas de la Prepa Tec Campus Sonora Norte. Tiene experiencia en la enseñanza del idioma inglés como lengua extranjera en diferentes niveles, desde primaria hasta universidad. Su área de interés es la incorporación de tecnología en el aula.




IMPACTO POSITIVO DEL VIDEO EN LA EDUCACIÓN

Christian Guijosa

El 92% de los estudiantes afirma que el contenido en video eleva el sentimiento de satisfacción en su experiencia de aprendizaje. A su vez, el 83% de docentes considera que esta herramienta impulsa la colaboración y el desarrollo profesional.

Un sondeo realizado por Kaltura, plataforma de contenidos audiovisuales educativos, exalta la importancia de generar y utilizar una mayor cantidad contenido formativo en video. A pesar de que todavía es poco el material audiovisual que crean los profesores y alumnos para enriquecer la experiencia educativa, la adopción de esta tecnología va en aumento.

 

Uso de video para mejorar la experiencia educativa

El 92% de estudiantes afirma que el contenido en video eleva el sentimiento de satisfacción en la experiencia de aprendizaje. A su vez, el 83% de docentes considera que esta herramienta impulsa la colaboración, mientras que el 84% piensa que aumenta la obtención de logros educativos por parte de sus estudiantes.

De los 1500 docentes y alumnos encuestados, el 95% considera que el video es de suma importancia para erradicar la dispersión de noticias falsas.

Según la comparación histórica de resultados de este estudio, la captura en video de ponencias, conferencias o clases ha crecido 21% en el 2018. La tendencia indica que crecerá esta práctica en los siguientes años.

El estudio develó que el 80% de los estudiantes piensa que los videos ayudan a mejorar el proceso de integración de alumnos de nuevo ingreso.

A pesar de la buena aceptación de esta tecnología, solo el 26% de los estudiantes contestó que sus profesores utilizan video regularmente.

 

Contenido audiovisual en el futuro

El 97 % piensa que los videos interactivos, que ajusten su contenido de acuerdo al nivel de aprendizaje de los alumnos, serán muy relevantes en el futuro de la educación. Esto acentúa la noción de que la educación debe ser más adaptativa y responder a las necesidades de cada alumno.

El 89% señaló estar interesado en el consumo y desarrollo de contenido instructivo en realidad virtual, realidad aumentada y en videos de 360 grados.

El futuro del video como herramienta educativa es promisorio. Las instituciones educativas tienen el reto de apoyar y promover la capacitación docente continua en este aspecto, para así generar contenido educativo atractivo y efectivo acorde a los avances tecnológicos.




TEPORINGO, EL PEQUEÑO HABITANTE DE LOS VOLCANES

Ciudad de México. 15 de noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt). ¿Has visto la silueta de un conejo en la superficie de la luna? Su origen está relacionado con el fenómeno psicológico llamado pareidolia, donde nuestro cerebro asocia sombras y espacios de luz de cráteres y valles para hacernos ver figuras, rostros y animales.

En la cosmogonía mexica, el mito que narra el origen del sol y la luna alude al teporingo o zacatuche (Romerolagus diazi), el pequeño conejo de los volcanes, que plasmó su enigmática silueta en la cara de la luna.

Al margen de mitos y leyendas, esta especie, endémica de México, enfrenta hoy una dura realidad como consecuencia de la acelerada destrucción de su hábitat.

“El teporingo es una especie ancestral y primitiva por sus características dentales y óseas. Una teoría explica que el zacatuche surgió al término de las glaciaciones en México. Se estableció en las montañas altas de la Faja Volcánica Transmexicana. En esa zona hubo un tipo de especiación y desde entonces existe el zacatuche”, señaló en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Mariana Isabel Solorio Damián, estudiante del doctorado en ciencias naturales de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Mariana Solorio fue cautivada por el teporingo cuando cursaba la licenciatura en biología en la UAEM. La joven científica dedica sus investigaciones a buscar al conejo, pero no en la luna, sino a través del monitoreo y estudio de su biología, en el grupo de investigación del doctor en ciencias José Antonio Guerrero Enríquez, miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Bebe teporingo, fotografía cortesía de Carlos Eduardo Rubio Valdéz.

“Los teporingos están clasificados dentro del orden Lagomorpha, un grupo taxonómico constituido por todas las especies de conejos, liebres y pikas. En México no existen pikas pero sí conejos y liebres”, indicó Mariana Solorio, miembro de la Asociación Mexicana de Mastozoología (AMMAC).

La experta ha presentado sus proyectos de investigación sobre conducta en vida libre del conejo zacatuche en distintos congresos y simposios nacionales e internacionales.

 “Nuestro país es el más diverso de Latinoamérica en cuanto a lagomorfos, al albergar 15 especies, 10 de conejos y cinco de liebres, de las cuales siete especies son endémicas, es decir, que no se distribuyen en ningún otro lugar del mundo más que en nuestro país”, señaló.

Asimismo, Mariana Solorio mencionó que el teporingo no es como cualquier otro conejo, ya que tiene características mezcladas de las liebres, conejos y pikas.

 

“Empezando por su aspecto físico, el zacatuche es muy diferente a otros conejos. Tiene orejas pequeñas y redondeadas, patas cortas y una cola que no es detectable a simple vista”.

 

La experta recalcó que el zacatuche posee un patrón dental similar al de los conejos ancestrales. Sin embargo, sus atributos cromosómicos y reproductivos están relacionados con las liebres.

“El periodo de gestación de los teporingos es similar al de las liebres, que es un poco más de un mes y la cantidad de crías también es parecida. En promedio tienen de dos a tres crías, contrario al tamaño de camada de los conejos que suelen ser de más de cinco crías”, indicó.

Por el contrario, con las pikas comparten la habilidad de emitir diferentes vocalizaciones. Los conejos emiten sonidos pero no como parte de sus interacciones sociales. Los teporingos tienen un amplio repertorio de vocalizaciones que utilizan en sus relaciones sociales. Las más comunes son sus llamados de alarma y las realizan cuando hay algún depredador cercano, indicó Mariana Solorio.

 

Pequeño y escurridizo

La curiosidad incitaba a nuestros ojos infantiles y enamorados para escudriñar un conejo en la luna llena. La maestra Mariana Solorio continúa con la impaciente curiosidad por descubrir los misterios del conejo más pequeño de México.

Debe ser cuidadosa porque son tímidos y escurridizos. Los teporingos se ocultan entre los zacates de las zonas montañosas de la Faja Volcánica Transmexicana de la Sierra Nevada, donde se encuentran los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, y la Sierra Ajusco-Chichinautzin.

En estas montañas, existe una gran variedad de hábitats y organismos exclusivos de la zona.

“El zacatuche vive en grupos de dos o cinco individuos. Son sociales y territoriales. Se cree que hay jerarquías donde las hembras dirigen las colonias. Todo esto no ha sido bien documentado, en realidad, es muy poco lo que se sabe sobre el teporingo”, señaló Mariana Solorio.

La experta recalcó que la información del teporingo data de los años 80 y 90. La mayoría de los trabajos son descripciones.

Mariana Isabel Solorio, grabando vocalizaciones de teporingos.

 

“Para determinar la presencia de una especie en cualquier lugar, debe realizarse un monitoreo mínimo de un año, con la finalidad de entender el patrón de movimiento en un ciclo anual”.

 

Los expertos suelen utilizar los rastros que dejan las especies a lo largo de su distribución para determinar la presencia de la misma en una zona. Para los zacatuches, el monitoreo a través de sus excretas es eficiente, ya que los conejos al ser animales herbívoros, tienen una tasa fecal abundante.

“Es recomendable hacerse conteos mensuales de sus letrinas, que son aglomeraciones de excretas compuestas por más de 30 de ellas, las cuales son pequeñas y en forma de luneta. Además, es ideal que el monitoreo se complemente con el uso de cámaras trampa para obtener una evidencia más robusta de su presencia”, indicó la bióloga.

Al tener un ámbito hogareño pequeño, las áreas de movimiento y los parches de alimentación del teporingo son fáciles de localizar, por lo tanto, para el monitoreo se establecen cuadrantes y líneas de transectos.

 

 “En cada transecto colocamos una pequeña parcela. En esas parcelas vemos si hay presencia de excretas y ,de ser así, contamos las letrinas. En la UEAM hemos trabajado en el monitoreo con el zacatuche desde hace varios años, se tienen datos desde 2006 en adelante, y seguimos al pendiente de las zonas que monitoreamos”.

 

Viviendo en las alturas

El paisaje donde vive el zacatuche es de bosques de encinos con suelos rocosos y temperaturas bajas que enfrían las manos.

La fisonomía del suelo tiene geografía especial con fragmentos empinados y planos, atestados de gramíneas amacolladas y zacate. En aquella zona también suele haber lluvias abundantes durante el verano, relató Mariana Solorio.

Los pastizales son el principal componente del bosque que alberga al zacatuche, quien juega escurridizo entre las áreas cubiertas de zacatón, logrando cavar túneles en la base, los cuales poseen bifurcaciones y cambios de dirección.

Teporingo, fotografía cortesía de Enrique Arroyo.

Estos conejos de las montañas se alimentan principalmente de las hojas tiernas de los pastos, pero también de las hojas y flores de otras plantas.

“Su área de distribución ha disminuido en años recientes debido a la destrucción de su hábitat. Se desconocen tamaños poblacionales exactos, pero es considerada una especie poco abundante. En 1994, en el volcán Pelado se estimó una población de seis mil 488 individuos”, señaló Mariana Solorio.

Al formar parte importante de la cadena trófica, la existencia del teporingo ejerce un papel relevante para el equilibrio del ecosistema donde habita.

Es importante desarrollar programas de educación ambiental y dar seguimiento a los programas de conservación y manejo que se han generado para esta especie, donde se involucren las diversas instituciones tanto nacionales como internacionales.

El teporingo es una especie prioritaria que si no conservamos ahora, solo podremos ver su reflejo en la luna, concluyó la maestra en biología integrativa para la conservación Mariana Solorio.

  1. El nombre de zacatuche proviene de la lengua náhuatl, zacatl, de zacate, y totchtli, de conejo, es decir, conejo del zacate. El nombre de teporingo es una deformación de la palabra tepolito que significa “el de las rocas”.
  2. Uno de los esfuerzos más significativos los encabeza la Asociación Mexicana para la Conservación y Estudio de los Lagomorfos, A.C. (AMCELA), cuyo propósito es fomentar la difusión entre el público sobre el estudio, la protección y la conservación de los conejos y liebres silvestres de México.
  3. Es una de las especies prioritarias del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (Procer) por parte de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp); sin embargo, el estudio de su biología y origen aún representa un misterio para la ciencia.

Teporingo, fotógrafo: Zuri Samuel Vera Garci?a

Familia: Leporidae
Género:  Romerolagus
Especie:  R. diazi
Tamaño: largo de 23 a 32 cm
Peso: 476 a 700 g
Color: pardo- amarillo mezclado con gris en el dorso y costados
Zona de distribución: parte central de la Faja Volcánica Transmexicana, en los volcanes Pelado, Tláloc, Popocatépetl e Iztaccíhuatl
Hábitat: pastizales nativos alpinos y subalpinos que pertenecen al género Muhlenbergia, Festuca y Stipa




LA NOCHE DE LAS ESTRELLAS

la Noche de las Estrellas nace en 2009 a nivel internacional, cuando investigadores del Instituto de Astronomía preparaban las actividades para celebrar lo que se le llamó el Año Internacional de la Astronomía.

 

“En 2009 se cumplieron 400 años de que Galileo Galilei por primera vez dirigió un telescopio hacia las estrellas. En este sentido, el Instituto de Astronomía comenzó a preparar eventos multitudinarios pensando en toda la gente interesada en ver a través de un telescopio”.

 

Aunado a ello, el evento de divulgación de la ciencia más grande e importante de Iberoamérica fue inspirado por la Nuit des Étoiles, que se creó en Francia en 1991 y unió el trabajo y talento de astrónomos profesionales y aficionados.

El Instituto de Astronomía de la UNAM, institución donde nació hace 10 años esta celebración, es el encargado de organizarla, con el objetivo de divulgar entre los visitantes la importancia de la observación astronómica y el entendimiento del universo.

Brenda Carolina Arias Martín, coordinadora del Departamento de Comunicación de la Ciencia en el Instituto de Astronomía de la UNAM, dijo que el evento suma más de 100 sedes en toda la república mexicana.

 

“El objetivo es compartir de una manera lúdica y divertida el conocimiento. La divulgación científica es una extraordinaria ventana para dar a conocer lo que se hace en México, y la fascinación por la astronomía hace que haya una gran participación en todas las actividades de la Noche de las Estrellas”.

 

Con charlas, observación con telescopios, talleres, experimentos, planetarios, exposiciones con realidad virtual y aumentada, entre otras actividades, la fiesta hará que profesionales, estudiantes y voluntarios dediquen su día a la divulgación de la ciencia.

Sigue este link para encontrar las sedes en los estados:

http://www.nochedelasestrellas.org.mx/sedes.php