Villa Educación

Miércoles 18 de julio de 2018

LOS BENEFICIOS DEL ARTE DE CONTAR HISTORIAS

¿Has visto algún anuncio, videojuego o videoclip que aún recuerdes perfectamente? Seguro que dentro de ese recurso audiovisual se explicaba una breve historia que llamó tu atención, despertó tus emociones y te cautivó. Esta magnífica técnica es llamada Storytelling y en el ámbito de la educación, la conocemos en México por la labor que realizan los “cuentacuentos” y es precisamente esa forma ten interesante la que necesitamos  aplicar los docentes para motivar el aprendizaje.

Storytelling

En tiempos remotos, antes de que existiera la escritura, ya se contaban historias que se transmitían oralmente de generación en generación con la finalidad de entretener, educar, difundir la cultura, o inculcar valores. ¿Quién no recuerda el cuento de Hansel y Gretel o Caperucita Roja?

El Storytelling o la narración de historias, es el acto de transmitir relatos repletos de emociones valiéndose del uso de las palabras o las imágenes. Aunque esta estrategia no es ninguna novedad,  los tiempos van cambiando y con ello también las historias y su manera de contarlas.

La digitalización de las aulas y el aprendizaje ha supuesto una gran revolución a la hora de contar historias. Así pues, la narración tradicional adquiere una nueva dimensión valiéndose de nuevas herramientas y soportes para transmitir conocimientos y valores que despiertan el interés y la motivación de los alumnos. 

El Storytelling, en su versión tradicional o digital, es un arma poderosa en las manos del docente para usar los relatos, sean estos inventados o reales, en beneficio del proceso de enseñanza-aprendizaje. Aquí te mostramos algunos de los beneficios más destacados de esta estrategia:

Proporciona a los alumnos motivación, diversión, curiosidad y actitudes favorables para el aprendizaje.

Ayuda a establecer conexiones entre los contenidos y a organizar la información.

Promueve una gran cantidad de valores para trabajar en el aula.

Fomenta el pensamiento crítico a partir de las reflexiones de los relatos.

Desarrolla las habilidades sociales como la escucha activa y la empatía.

Permite que los niños y niñas presten mayor atención y obtengan un nivel mayor de concentración.

Crea un vínculo entre el docente y los alumnos, facilitando una comunicación más fluida y una interacción más bidireccional.

Favorece un clima de trabajo relajado y participativo.

Estimula la creatividad e imaginación del alumnado.

Promueve una implicación emocional que permite que los mensajes se interpretan más rápido y de manera más profunda.

¿Cómo adaptar el Storytelling al aula?

El arte de contar historias exige la figura del storyteller, y en este caso es el docente quién debe adoptar este rol tan sumamente importante. Para ser un buen narrador debes conocer algunos trucos para que tus historias sean apasionantes y cumplan con el objetivo final, como pueden ser la introducción de algún contenido, el aprendizaje de algún valor ético, la reflexión sobre alguna temática concreta… etcétera.

Como un buen ejemplo vale más que mil palabras, hemos seleccionado para ti algunas experiencias que esperamos que te animen a poner en práctica esta estrategia en el aula:

El poder de las historias: En esta charla de TEDx Talks, Eduardo Sáenz de Cabezón explica la importancia de relatar historias para introducir contenidos del currículum para hacerlos curiosos e interesantes. No cuenta, como ejemplo, la historia de Évariste Galois para explicar la teoría matemática que inventó con tan sólo 20 años.

Digital Storytelling: En esta página web, los narradores de las historias son los propios alumnos. Esta opción permite a los alumnos expresar sus emociones, reflexionar sobre temáticas reales o ficticias, sintetizar la información en unos poco minutos, encontrar imágenes que reflejen y den apoyo a las palabras, desarrollar habilidades TIC…

De la misma forma, estamos seguros que conoces algún o alguna “cuentacuentos” como les llamamos en la educación básica, observa con atención cómo cuenta los cuentos, cambia constantemente el tono, el volumen, hace pausas, pone diferentes voces, ambienta con imágenes el entorno de su plática, en fin son muchas las técnicas que tenemos que aprender.

El poder de las historias

¿Cuánto pueden ayudar las historias a aprender ciencia? Eduardo Sáenz de Cabezón demuestra el poder de las historias para hacer interesante hasta lo más difícil y complicado.