Villa Educación

Lunes 27 de mayo de 2019

100 AÑOS DE LA MUERTE DE EMILIANO ZAPATA

El 10 de abril de 1919 fue cobardemente asesinado en la hacienda de Chinameca, en el Estado de Morelos, el “Caudillo del Sur”. Emiliano Zapata Salazar, fue uno de los líderes más importantes en la Revolución Mexicana de 1910.

Como antecedente para los más jóvenes y los pequeños que solo lo conocen por las referencias que se hacen de él en los libros de historia, Su vida transcurría de manera tranquila gracias a que su padre y familia contaban con algunas tierras de cultivo y animales con los cuales comerciaba, sobre todo caballos (que eran su pasión), a los 16 quedó huérfano de madre y 11 meses más tarde su padre también falleció.

Siendo muy joven vivió la triste experiencia del despojo de las tierras a los campesinos de Anenecuilco (entre ellos su padre y otros familiares) por el dueño de la hacienda de Cuahuixtla, algunos campesinos ofrecieron resistencia, pero la fuerza a la que se enfrentaban los obligó a huir.

Su padre lloró por el despojo y el futuro caudillo prometió recuperar esas tierras, Emiliano y su familia no vivían con carencias, su trabajo era independiente de las haciendas donde la explotación y casi esclavitud de los campesinos eran parte de la vida cotidiana de aquellos tiempos.

Los abusos e injusticias hacia los campesinos que trabajaban en las haciendas, las pésimas condiciones de trabajo de los obreros y trabajadores no solo en Morelos sino en todo México, las continuas reelecciones de Don Porfirio Díaz en la presidencia de la república motivaron el descontento y el inicio de una gran Revolución luchando por la democracia a partir del 20 de noviembre de 1910.

En 1911 Zapata, se levantó contra el régimen de Porfirio Díaz apoyando la candidatura a la presidencia de Francisco I. Madero, sin embargo, ya en el poder no cumplió las demandas prometidas, el caudillo del sur y su gente desconocieron su mandato y se levantaron en armas en su contra.

Emiliano Zapata se unió con el profesor Otilio Montaño y juntos lanzaron el Plan de Ayala el 28 de noviembre de 1911, condenando la traición de Madero y la exigencia de la restitución de las tierras despojadas durante el porfiriato y el reparto agrario de las tierras de los hacendados.

Zapata continuó hasta que la confabulación y la traición del coronel Jesús Guajardo quien fingió estar de acuerdo con sus demandas y la promesa de armas y gente para continuar su lucha.

La trampa elaborada por Guajardo llevó con engaños al Caudillo a la hacienda de Chinameca (Morelos) donde haría entrega de lo convenido, sin embargo, el 10 de abril de 1919 se consumó la traición y ahí mismo fue asesinado.

El 2019 fue declarado el año del Caudillo del Sur.

“Tierra y Libertad”